Nuevas SAUCONY TRIUMPH 17. Ahora sin ISO pero con más y mejor amortiguación.

Publicado el : 15/11/2019 14:07:59
Categorías : BIKILA TV

SAUCONY TRIUMPH 17

Todo un icono de las zapatillas de running neutras de gama alta vuelve a tener el nombre que se merece. Y es que hay modelos con solera y en el caso de la Triumph esto no se veía reflejado en el nombre.

Después de algunos bandazos sufridos por la icónica Saucony Triumph desde que “resetearon” la versión, pasando de la 11 a la Iso, llega 2020 y nos encontramos con un nuevo viraje, pero esta vez a favor de viento y dispuesta a poner en el lugar que se merece a esta zapatilla. El modelo ha fluctuado desde versiones de contrastada fuerza, hasta otras que eran especialmente ligeras. Aunque eso sí, todas ellas tenían una amortiguación altísima y una horma muy agradable.

Los cambios son numerosísimos y todos ellos en sentido favorable.

Lo primero y más evidente es el cambio de nomencaltura, desapareciendo el Iso de su nombre y retomando la cuenta desde que se hizo la primera versión de esta zapatilla hace 17 años. Por lo tanto, Saucony Triumph 17. Para encuadrar esto en su justa medida y a tenor de lo que hemos probado, no parece que esto vaya a afectar lo más mínimo al ajuste exquisito que esta zapatilla siempre ha tenido. Si bien es cierto que desaparecen los cortes de flexión que hacían a las versiones Iso adaptarse como un guante, el nuevo formato del upper de la zapatilla está bajo el paraguas del FormFit, que ahora engloba mucho más que la forma de cuna del talón, pasando a ser la denominación que aglutina todo el encaje de la zapatilla en el pie. Pero la desaparición del Iso no significa romper absolutamente con el pasado, sino que ya no quieren que los focos alumbren ahí. De hecho, algunas de sus características siguen en la versión actual, como la lengüeta integrada tipo calcetín que va unida a ambos lados del empeine y la deja centrada y aporta un ajuste muy agradable. Tampoco han estrechado su horma ni han hecho variación sobre el grosor del collarín y la lengüeta, siendo los dos muy acolchados, ideales para dar confort al pie en las tiradas de kilómetros más largas.

Como os decíamos, el FormFit pasa ahora a ser el concepto en el que se engloba el ajuste de la zapatilla al pie, y se puede resumir en un talón ahormado en forma de cuna que centra al pie al tiempo que le arropa en la zona alta con un tejido elástico y muy suave. Toda esta parte trasera de la zapatilla es relativamente fuerte y trata de guiar al pie en el momento del impacto, pero a medida que el pie se va posando en el suelo el upper va siendo cada vez más poroso, ventilado y elástico, acompañando a la pisada. A estos sistemas ahora se los entiende como un todo en sí mismo y no como una suma de características individuales.

Pero hay más, muchísimo más. De hecho, creemos que lo más relevante de esta nueva versión no está en el cambio de nombre o en el upper, sino en el cambio de los materiales de la mediasuela, que son los cimientos y los amortiguadores de nuestra mecánica de carrera. Hasta la fecha, Saucony contaba con las gomas Everun, que si bien es cierto que tenían un poder amortiguador altísimo, al nivel de los mejores del mercado, el precio que pagaban por ello era alto, pues condicionaba mucho el peso de la zapatilla. El nuevo material PWRRUN+ es mucho más blando, reactivo, elástico, duradero,... pero sobre todo, mucho, mucho más ligero. El peso de la zapatilla y el volumen lo demuestran clarísimamente. De los 323gramos en 20/28mm de la versión anterior, a los 305gramos en 25,5/33,5mm de la actual. Es decir, la zapatilla pesa menos a pesar de que el volumen de su suela es mucho mayor. 5mm más, que se traducen en un recorrido de amortiguación mucho más largo. Este ahorro en el peso se ve acompañado con una pisada mucho más redonda, fruto de la curvatura de su suela en el talón y en los dedos, de tal modo que a la zapatilla se la agiliza bastante. Se podría pensar que todo ello va dirigido a los corredores más rápidos y livianos, dejando desamparados a los tradicionales usuarios de esta zapatilla, pero no temáis, su mediasuela sobre dimensionada hace que su estabilidad no se vea comprometida y gracias a sus estrías asimétricas, la pisada se conduce hacia adelante equilibrando las fuerzas de torsión.

Lo único que no nos queda muy claro son los compuestos de la suela, ya que no hemos sido capaces de saber si las zonas de fricción son del material XT900 que tan bien ha funcionado siempre. Suponemos que sólo el paso de los kilómetros nos sacará de la duda. Aunque una cosa sí está clara, su grosor es mucho menor, por lo que también ahí existe un ahorro en el peso. Donde no han ahorrado (y es de agradecer) es el la tradicional palmilla que está debajo de la plantilla que, como sus antecesoras, sigue siendo de un material muy blando y … un secreto, es extraible (con cuidado).

Por todo ello, creemos que la Saucony Triumph 17 es un modelo revolucionario que hará de guía a toda la gama Saucony en un futuro.

Compartir

Aceptar

"Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página, analizar el comportamiento de los usuarios y mostrar contenidos acordes con sus preferencias. Puede informarse más sobre el uso de las cookies o acerca de cómo cambiar su configuración en la Política de Cookies"